Mensaje P. Tony Salinas

lunes, 27 de agosto de 2012

Al Encuentro de la Palabra…

Escuchadme todos…” (Mc 7,1-8.14-15.21-23 – XXII Domingo del Tiempo Ordinario)

            Es este domingo el primero del mes de Septiembre, mes patrio, mes para para motivarnos a la lectura atenta y orante de la Palabra de Dios, ya que el último domingo será el día nacional de la Biblia. Y de manera muy acertada y de forma providencial, la liturgia de la Palabra nos recuerda la necesidad de escuchar al Maestro. Es más la segunda lectura nos exhorta a: “Acoged con docilidad la Palabra que ha sido plantada en vosotros y que puede salvar vuestras almas” (Santiago 1,17). Si atendemos el mensaje que Dios mismo nos quiere ofrecer a través de su Palabra, podremos como bien apunta la liturgia de la Palabra de este domingo en su conjunto, evitar la grave división entre fe y vida, entre culto y existencia, entre la legalidad y la humanidad. Dicha división genera lo que podría llamarse perversión, ruina de toda religión, que lleva por igual a lo que conocemos por fariseísmo, espiritualismo o legalismo. La comunidad creyente deberá meditar la Palabra en la perspectiva de “un examen de su cumplimiento de la voluntad de Dios expresada en su Ley”, para darse cuenta de que es muy posible desviarse del mandamiento verdadero para quedarse en prácticas humanas. La Palabra nos invita a conjugar lo que significa la ley y el corazón. La primera lectura tomada del Deuteronomio (4,1-2.6-8), que es una apasionada colección de homilías puestas en boca de Moisés a las puertas de la Tierra prometida. La Torah, o sea la ley bíblica, está aquí presentada no como una camisa de fuerza, que impide le movimiento libre del alma, sino como expresión del encuentro entre la voluntad de Dios “cercano” y la adhesión alegre y libre de la voluntad del hombre. Ella, como dice el más largo de los Salmos, el 119, dedicado todo a la Palabra de Dios, “es lámpara para mis pasos, es luz en mi sendero” (v. 105). Observando libremente esta palabra el creyente descubre la presencia del Dios salvador. En efecto, no hay que buscar al Señor tanto en los cielos lejanos sino en la ley que Él ha ofrecido a su pueblo.
            De aquí que el Evangelio se muestra hoy como una exigencia radical de relacionar la fe que se profesa en la leyes de Dios, y la vida que debe reflejarlas. Jesús critica las prescripciones rigurosísimas de pureza ritual ejemplificándolas en las llamadas netilat jadajim, que en hebreo significa: “el lavatorio de las manos” con fin sagrado: de llamado simbólico a la pureza del corazón y de la vida, se había transformado en un obsesiva obligación puritana y exterior, destinada a agotar todo empeño de pureza interior y de santidad de la vida.
            Jesús propone entonces un análisis del corazón humano, de aquel centro de decisión, inteligencia y libertad, pues es allí donde tiene lugar lo auténticamente bueno o lo auténticamente condenable.
            Escuchar al Maestro es fundamental, pero hacerlo con los oídos del corazón mismo, para que no quedemos en una atención acomodaticia y subjetiva de la Palabra escuchada, sino que en verdad, ella nos lleve a la auténtica práctica, que en el lenguaje sapiencial de hoy, la carta de Santiago nos propone: la relación entre la verdadera religión y compromiso con la vida. Esto nos lleva a la coherencia que parte desde la misma escucha de la Palabra, que libra de devocionismos y de tendencias a justificar la riqueza injusta y descarada, llevando al cristiano a un orden solidario y pacífico. 

Radio Catolica

Descarga nuestra aplicación

Páginas vistas en total

Visitas


contadores

gif maker

Clic más Información

Visita Nuestro Blog

picasion.com

Comentario Palabra de Dios

picasion.com

Leccionario para Matrimonio

El Evangelio meditado
El alimento que permanece para la vida eternaEl alimento que permanece para la vida eterna
Juan. 6,22-29. Pascua. Ayúdame Señor a buscarte a Ti como único alimento que permanece para la vida eterna.
Contenido provisto por:
Catholic.net
El Santo de hoy
El Santo de hoyBasilisa y Anastasia, Santas
Nobles romanas mártires, 15 de abril
Contenido provisto por:
Catholic.net
Reflexión para hoy
Anclado en la esperanzaAnclado en la esperanza
A veces quedamos anclados en el pasado, inmovilizados por la pena ante lo sucedido. Una y otra vez nos lamemos la herida.
Contenido provisto por:
Catholic.net
Tema Controvertido
Tú, yo, ¿adoramos al Señor?Tú, yo, ¿adoramos al Señor?
Texto completo de la homilía del Santo Padre Francisco del III Domingo de Pascua en la Basílica de San Pablo Extramuros. 14-04-2013
Contenido provisto por:
Catholic.net

Google+ Seguidores

Síguenos en tu correo

Traductor

Google+ Badge

Entradas populares

Buscar este blog