Mensaje P. Tony Salinas

miércoles, 16 de enero de 2013

Al Encuentro de la Palabra…en el Año de la Fe.
“Comenzó sus signos” (Jn 2,1-12 – Segundo Domingo del Tiempo Ordinario)

            Hemos iniciado el tiempo de la vida pública de Jesús, sus primeras manifestaciones públicas revelan su gloria como Mesías y Cordero de Dios, ofrecido en sacrificio por todos. Y dentro de este marco de acontecimientos aparecen sus discípulos, ellos tienen la experiencia privilegiada de haber vivido con él, le descubrieron y le siguieron. Ellos a su vez estarán llamados a poner toda su fe y confianza en su persona, que comienza a revelarse en la amplitud de su condición de Hijo de Dios, lleno de gracia y santidad. Se trata de los “signos”, traduciendo así el término griego “semeion”, es decir, los muestras milagrosas con la que Jesús revela su identidad profunda, ante sus discípulos y su pueblo. La fe será la condición para hacerse discípulo suyo.
            Es pues, El evangelio de Juan, una exposición de los diversos signos con que la figura de Jesús se va mostrando al mundo. El primero, aquí narrado, es la de la conversión del agua en vino, conocido como “Las Bodas de Caná”. El vino es la nueva vida de gracia, alegría y sabiduría que Jesús aporta sobre la realidad de la Antigua Alianza, representada en el agua que está en las tinajas para las purificaciones de los judíos.
            Este primer “signo” de Jesús se desarrolla en el marco temporal, que para san Juan reviste un carácter también de intencionalidad teológica y lo señala así: tres días después del encuentro con Felipe y Natanael, de este modo, el evangelio se abre con una semana completa, contada casi día por día, y que concluye con la manifestación de la gloria de Jesús.
            Con evidente intención, Juan coloca a María en este primer milagro, la Nueva Alianza se ve presentada con la figura de la Madre, como un alumbramiento. Ella para algunos especialistas, alumbra a Jesús en este relato, es la natividad joánica, convirtiéndose así en la Madre de esa Nueva Alianza que Jesús ya ha inaugurado con su presencia. Su paralelo en este mismo evangelio está cuando ella aparezca al píe de la cruz (19,25-27), madre de todos sus discípulos representados en el discípulo amado.
            Interesante semitismo, aparece cuando literalmente el responde a la petición de María: “¿Qué a mí y a ti? Frecuente en el AT, Jc 11,12; 2S 16,10; 19,23; 1Re 17,18, etc. y en el NT, Mt 8,29; Mc 1,24; 5,7; Lc 4,34; 8,28. Se emplea para rechazar una intervención que se juzga inoportuna y hasta para indicar a alguien que no se quiere mantener relación alguna con él. Sólo el contexto permite precisar el matiz exacto en cada caso. Aquí, Jesús presenta a su madre la dificultad de que “todavía no ha llegado su hora”. Por igual, luego él le dirá “Mujer”. Este tratamiento, insólito en un hijo para con su madre, se repetirá en 19,26, donde su significación se aclara como evocación de Gn 3,15.20: María es la nueva Eva, “la madre de los vivientes”.
            Finalmente, llama la atención el tema de la “hora”, tema tan querido y repetido en todo el evangelio de Juan. ¿Cómo entenderlo? La “hora” de Jesús es la hora de su glorificación, de su vuelta a la diestra del Padre. El evangelio señala su proximidad, 7,30; 8,20; 12,23.27; 13,1; 17,1. Fijada por el Padre, no podrá ser adelantada. Con todo, el milagro conseguido con la intervención de María será el anuncio simbólico. Y todo este relato tan hermoso tiene la intención con la que termina el relato: “Jesús comenzó sus signos, manifestó su gloria y creció la fe de sus discípulos en él”.


Radio Catolica

Descarga nuestra aplicación

Páginas vistas en total

Visitas


contadores

gif maker

Clic más Información

Visita Nuestro Blog

picasion.com

Comentario Palabra de Dios

picasion.com

Leccionario para Matrimonio

El Evangelio meditado
El alimento que permanece para la vida eternaEl alimento que permanece para la vida eterna
Juan. 6,22-29. Pascua. Ayúdame Señor a buscarte a Ti como único alimento que permanece para la vida eterna.
Contenido provisto por:
Catholic.net
El Santo de hoy
El Santo de hoyBasilisa y Anastasia, Santas
Nobles romanas mártires, 15 de abril
Contenido provisto por:
Catholic.net
Reflexión para hoy
Anclado en la esperanzaAnclado en la esperanza
A veces quedamos anclados en el pasado, inmovilizados por la pena ante lo sucedido. Una y otra vez nos lamemos la herida.
Contenido provisto por:
Catholic.net
Tema Controvertido
Tú, yo, ¿adoramos al Señor?Tú, yo, ¿adoramos al Señor?
Texto completo de la homilía del Santo Padre Francisco del III Domingo de Pascua en la Basílica de San Pablo Extramuros. 14-04-2013
Contenido provisto por:
Catholic.net

Google+ Seguidores

Síguenos en tu correo

Traductor

Google+ Badge

Entradas populares

Buscar este blog