Mensaje P. Tony Salinas

viernes, 4 de enero de 2013

Al Encuentro de la Palabra… en el Año de la Fe.
“Hemos visto salir su estrella” Mt 2,1-12;
Epifanía del Señor

El calendario litúrgico nos lleva a todos a la celebración de los misterios que fueron rodeando la vida del recién nacido en Belén, encontrándonos hoy con su “Epifanía”. El término “epifanía” viene del griego “epifaino” que quiere decir: manifestación. Y relacionado a su contenido de manifestar algo, su sentido de “aparición”, “revelación universal”, etc. Y nada mejor para expresar su cometido trascendental que a través de la luz. De aquí que tanto para la Iglesia de Oriente como en la de Occidente, el símbolo de esta fiesta es la luz. La revelación definitiva de Dios en Jesucristo es descrita como el despuntar de la aurora en medio de la desorientada noche de la historia. Se nos invita a seguir a Cristo, la estrella radiante de la mañana, que no conoce el ocaso, que nos guía en la vida. El tema de la luz, retoma un sentido importante, para los lectores de la Palabra de Dios, porque en una sociedad pre-industrializada como fue la del mundo de la Biblia, la llegada de la noche, era siempre un problema, cargado de temor. La oscuridad propicia todo tipo de descontrol, el hombre queda a merced de las fuerzas ocultas que lo acechan y que operan en las tinieblas; a merced de los propios vecinos que pueden entrar en el vandalismo anónimo, etc. Es noche y oscuridad también, para el hombre que no sigue la ley del Señor. Por eso la primera lectura tomada del profeta Isaías, señala como Israel, hundido en la soledad y en la oscuridad del desengaño, se anima con la esperanza de una luz que habrá de surgir de él e iluminar al mundo entero. No se caminará más en las tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida. Ahora bien, ¿dónde está esa luz que Israel buscaba? San Pablo en su carta a los Efesios dice que, esa luz se da con la manifestación de Cristo. Con Él queda desvelado el plan misterioso de Dios, que quiere la salvación de todos los hombres. 
Pero no podemos olvidar, que cada hombre y mujer será libre para dejarse iluminar: el poder temporal se inquieta y angustia ante Jesús, en el que se ve un posible enemigo. Es la actitud de Herodes, que se siente amenazado por un niño. Cuanta oscuridad le rodeaba, al punto que bien se puede decir de él, que necesitaba comprar “un colirio para que le apliques en los ojos y recobre la vista” (Ap 3,18c). Los Magos, en cambio, les buscan con plena sinceridad hasta encontrarlo. Por eso fueron capaces de ver la estrella y con ella su profundo significado.
Para los que hoy como los Magos, buscan a Jesús, la estrella está en la luz que emana de su Palabra: “Tu palabra es lámpara para mis pasos, luz para mi sendero” (Sal 119,104). Dejarnos iluminar por la Palabra es haber encontrado la estrella que nos guía hasta Él, para que por igual cada uno de nosotros pueda ser luz que guíe a otros hacia el camino de la vida, donde está la luz verdadera, Jesucristo. “La docilidad de los Magos a la estrella nos invita a imitar su obediencia, y a hacernos así, en la medida de nuestras posibilidades, servidores de esa gracia que llama a todos los hombres a Cristo” (San León Magno). Es un domingo de luminosidad, el domingo de la Epifanía, porque Cristo se manifiesta como “luz para alumbrar a las naciones” (Lc 2,32), y por lo tanto, para comprender, que no se puede vivir más en las tinieblas, cuando Dios mismo nos ha dado la claridad de la presencia de su Hijo, a quien por la fe, podemos abrazar, contemplar, adorar y permanecer siempre en ese su día, que no conoce el ocaso.

Radio Catolica

Descarga nuestra aplicación

Páginas vistas en total

Visitas


contadores

gif maker

Clic más Información

Visita Nuestro Blog

picasion.com

Comentario Palabra de Dios

picasion.com

Leccionario para Matrimonio

El Evangelio meditado
El alimento que permanece para la vida eternaEl alimento que permanece para la vida eterna
Juan. 6,22-29. Pascua. Ayúdame Señor a buscarte a Ti como único alimento que permanece para la vida eterna.
Contenido provisto por:
Catholic.net
El Santo de hoy
El Santo de hoyBasilisa y Anastasia, Santas
Nobles romanas mártires, 15 de abril
Contenido provisto por:
Catholic.net
Reflexión para hoy
Anclado en la esperanzaAnclado en la esperanza
A veces quedamos anclados en el pasado, inmovilizados por la pena ante lo sucedido. Una y otra vez nos lamemos la herida.
Contenido provisto por:
Catholic.net
Tema Controvertido
Tú, yo, ¿adoramos al Señor?Tú, yo, ¿adoramos al Señor?
Texto completo de la homilía del Santo Padre Francisco del III Domingo de Pascua en la Basílica de San Pablo Extramuros. 14-04-2013
Contenido provisto por:
Catholic.net

Google+ Seguidores

Síguenos en tu correo

Traductor

Google+ Badge

Entradas populares

Buscar este blog