Mensaje P. Tony Salinas

lunes, 25 de febrero de 2013

Al Encuentro de la Palabra…en el Año de la Fe
“Una higuera plantada en su viña…” (Lc 13,1-9; 3º Domingo de Cuaresma)

            El santo Evangelio de este domingo, nos invita a un estudio profundo, por un lado de los acontecimientos citados por Jesús y sobre la parábola de la higuera estéril. Bien, el asesinato de los galileos, la muerte accidental de dieciocho personas aplastadas por la torre de Siloé y la parábola de la higuera estéril son exclusivas del Evangelio según Lucas. Jesús, al enterarse de que Pilato ha asesinado a unos galileos en el santuario, saca de ese acontecimiento una moraleja práctica. A pesar de su propio origen galileo, Jesús no apela a sus sentimientos patrióticos, lanzándose a una crítica despiadada del desaprensivo gobernador romano; en vez de eso, aprovecha ese incidente para invitar a su auditorio a un verdadero arrepentimiento y a la conversión. Su argumentación es bien nítida: los galileos asesinados no pagaron con esa muerte tan dramática un pecado mayor que el de sus compatriotas; lo que se deduce del hecho es que una muerte repentina tiene que hacer reflexionar a los vivos e incitarlos a arrepentirse y a reformar su vida, es decir, a aceptar con fe la palabra salvífica de Dios, que él mismo ha venido a proclamar. La existencia de cada persona puede truncarse tan repentinamente como la de esos galileos. Y, sacando partido de ese acontecimiento, Jesús pone en paralelismo el asesinato cruel de los galileos con el accidente que sufrieron dieciocho habitantes de Jerusalén cuando se derrumbó sobre ellos una torre de las antiguas murallas, cercana a la piscina de Siloé. Puede ser que aquellas personas no fueran más culpables que los anteriores –los galileos- o que los demás habitantes de Jerusalén; sin embargo, también fueron sorprendidos por una muerte repentina. Así es la condición humana; la muerte puede presentarse en el momento más imprevisto, como les sucedió a las víctimas de la crueldad de Pilato o a los que sucumbieron bajo los escombros de la torre de Siloé. En cualquier momento, incluso “esta misma noche” (cf. Lc 12,20), puede Dios “reclamarnos la vida”.
            Ahora bien, el sentido de la higuera estéril, pone de relieve la fragilidad de la existencia humana y las circunstancias críticas que la rodean. Como se le concedió a la higuera una última oportunidad, salvándola de ser talada, la invitación que hace Jesús al arrepentimiento sigue viva durante el corto tiempo de gracia que precede el juicio de Dios; es la última oportunidad.
            Pero tengamos en consideración algo muy importante. Los galileos mueren por la crueldad de otro ser humano, los dieciocho judíos murieron sólo por un accidente, en cambio en el caso de la higuera estéril, es que ella debe morir porque no da fruto, porque no es más que un parásito. En definitiva, eso es “el pecado más grande”. La culpabilidad que brota de las continuas dilaciones y de la falta de decisión personal es verdaderamente grave; mucho más que la que se pueda superar en una muerte violenta o en un accidente inesperado. Ya es la hora entonces de  aceptar la oportunidad que Dios mismo nos da, dejando la pereza y las incesantes dilaciones y transformar esa actitud en verdaderos frutos de conversión.
            Finalmente, “Una higuera plantada en su viña” ¿Qué significa? No se trata de cualquier viña, sino de una plantada en su propiedad ¿A quién representa? En el Antiguo Testamento, la “higuera” es uno de los símbolos del pueblo de Israel o de la tribu de Judá. Leído hoy este texto para nosotros, significa que esa viña, es hoy la Iglesia, somos nosotros los cristianos, los que debemos dar fruto en el ahora de nuestras vidas.
P. Tony Salinas Avery

Radio Catolica

Descarga nuestra aplicación

Páginas vistas en total

Visitas


contadores

gif maker

Clic más Información

Visita Nuestro Blog

picasion.com

Comentario Palabra de Dios

picasion.com

Leccionario para Matrimonio

El Evangelio meditado
El alimento que permanece para la vida eternaEl alimento que permanece para la vida eterna
Juan. 6,22-29. Pascua. Ayúdame Señor a buscarte a Ti como único alimento que permanece para la vida eterna.
Contenido provisto por:
Catholic.net
El Santo de hoy
El Santo de hoyBasilisa y Anastasia, Santas
Nobles romanas mártires, 15 de abril
Contenido provisto por:
Catholic.net
Reflexión para hoy
Anclado en la esperanzaAnclado en la esperanza
A veces quedamos anclados en el pasado, inmovilizados por la pena ante lo sucedido. Una y otra vez nos lamemos la herida.
Contenido provisto por:
Catholic.net
Tema Controvertido
Tú, yo, ¿adoramos al Señor?Tú, yo, ¿adoramos al Señor?
Texto completo de la homilía del Santo Padre Francisco del III Domingo de Pascua en la Basílica de San Pablo Extramuros. 14-04-2013
Contenido provisto por:
Catholic.net

Google+ Seguidores

Síguenos en tu correo

Traductor

Google+ Badge

Entradas populares

Buscar este blog