Mensaje P. Tony Salinas

lunes, 15 de abril de 2013

Al Encuentro de la Palabra…en el Año de la Fe
“La vida eterna…” (Jn 10,27-30 – 4º Domingo de Pascua)

            La imagen que domina en esta celebración es la del Pastor. Jesús ha sido constituido Pastor de la humanidad y de la Iglesia. Él, como Señor es la norma de todo camino de realización humana; como buen Pastor ha dado la vida por los suyos. El mismo sigue siendo la Cabeza y el Pastor de la Iglesia. Pues bien, para nuestra consideración, el Evangelio de este 4º Domingo de Pascua, inicia diciendo “Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco y ellas me siguen...” A la incredulidad de los judíos opone Jesús el comportamiento de sus ovejas; pero habla también de su relación con ellas porque ambas cosas son inseparables. A cada afirmación sobre las ovejas sigue, enlazada una garantía de Jesús. En el texto se refleja la solicitud de Jesús por los suyos: los conoce, les es familiar y está unido con ellos, les otorga la vida eterna y los guarda. Este argumento es un punto firme de toda la fe joánica. Ahí se expresa la idea que la comunidad joánica tiene de sí misma: se sabe unida a Jesús, su pastor, separada de los que quedan fuera, protegida por Jesús y el por el Padre, en tal grado que nadie puede arrebatarle el tesoro de la salvación.
            El poder protector de Jesús es el mismo del Padre, que es mayor que el de cuantos amenazan al rebaño de Jesús. La garantía de éste adquiere un peso aún mayor mediante el recurso al Padre, que también según otros pasajes es el legítimo dueño de las ovejas y se las “ha dado” o confiado a Jesús, a fin de que cumpla en ellas su obra salvadora. El poder del Padre los guarda del maligno (17,15) y del asalto de los hombres enemigos.
            Así pues, si en los versículos anteriores al v.27, dan el sentido a Cristo de “Buen Pastor”, en los versículos que nos ocupan, se trata del “Buen Rebaño”. Evidenciado en tres constataciones: porque es el rebaño que escucha la Palabra de Jesús pastor, es el que le sigue a donde él va y camina por donde él va. Pero por igual, el calificativo de “buen rebaño”, le viene de que ha tenido un “buen pastor”. Este texto joánico, con toda su profundidad, nos invita a reconocer el triunfo del Señor, que conlleva de manera suprema la victoria de sus elegidos. Junto al Evangelio de hoy, habrá que escuchar atentos, el conjunto de lecturas para precisar de qué victoria se trata. Un ejemplo de ello lo da la segunda lectura tomada del libro del Apocalipsis, el triunfo del número “doce” que quiere exaltar la plenitud del pueblo de Dios, de sus doce tribus. Los fundamentos de la ciudad están confiados a los doce apóstoles: la función primaria de Pedro, piedra de fundación de la Iglesia, se extiende ahora también a los otros apóstoles, cuya misión es la de tener bien compacta la comunidad cristiana. Finalmente, el último rasgo que nos da la lectura, de este mapa del futuro cristiano, es un rasgo a primera vista sorprendente: en la Jerusalén del cielo no habrá ningún templo. Entre Dios y el hombre no habrá ya necesidad de ninguna mediación. El encuentro será total y directo porque Él estará con nosotros  y nosotros nos convertiremos en su templo vivo en el que se revela y obra. La comunión plena con la divinidad es la meta última del camino de la Iglesia. Las distancias desaparecerán, porque daremos el salto a la intimidad con Él.
            En resumen, “La vida eterna” es el fruto de la victoria del buen Pastor, que como bien escribe san Pablo: “Ya no son extranjeros ni peregrinos, sino conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios, edificados sobre el verdadero fundamento, es decir, los apóstoles y profetas” (Ef 2,19-20). Sigamos pues, celebrando el triunfo de nuestro Señor, hoy en la imagen singular del Pastor que Dios la vida, para que todos tengamos vida en abundancia (Jn 10,10).

Radio Catolica

Descarga nuestra aplicación

Páginas vistas en total

Visitas


contadores

gif maker

Clic más Información

Visita Nuestro Blog

picasion.com

Comentario Palabra de Dios

picasion.com

Leccionario para Matrimonio

El Evangelio meditado
El alimento que permanece para la vida eternaEl alimento que permanece para la vida eterna
Juan. 6,22-29. Pascua. Ayúdame Señor a buscarte a Ti como único alimento que permanece para la vida eterna.
Contenido provisto por:
Catholic.net
El Santo de hoy
El Santo de hoyBasilisa y Anastasia, Santas
Nobles romanas mártires, 15 de abril
Contenido provisto por:
Catholic.net
Reflexión para hoy
Anclado en la esperanzaAnclado en la esperanza
A veces quedamos anclados en el pasado, inmovilizados por la pena ante lo sucedido. Una y otra vez nos lamemos la herida.
Contenido provisto por:
Catholic.net
Tema Controvertido
Tú, yo, ¿adoramos al Señor?Tú, yo, ¿adoramos al Señor?
Texto completo de la homilía del Santo Padre Francisco del III Domingo de Pascua en la Basílica de San Pablo Extramuros. 14-04-2013
Contenido provisto por:
Catholic.net

Google+ Seguidores

Síguenos en tu correo

Traductor

Google+ Badge

Entradas populares

Buscar este blog