Mensaje P. Tony Salinas

miércoles, 5 de junio de 2013
Al Encuentro de la Palabra…en el Año de la Fe

“Se acercó al ataúd…” (Lc 7,11-17 – X Domingo del Tiempo Ordinario)
           
            Dios ama a los pecadores, a los enfermos, a los muertos. Este descubrimiento escandaliza a muchos, porque, no creyéndose ni pecadores, ni enfermos, ni muertos, piensan que Dios no les ama. Así se sienten los que se creen presuntuosamente “santos”. Y digo esto, porque los textos de la Palabra de Dios de este domingo, nos pone ante la brutalidad de la muerte. ¿Será ésta un castigo? En la primera lectura de hoy tomada de 1Re 17,17-24, está el caso de un hijo que por una enfermedad grave se muere “quedó sin respiración” y una madre que grita desesperadamente la muerte de su hijito, considerándola como una maldición, como un castigo excesivo. Pero junto a este relato, aparece el santo Evangelio, Lucas nos sitúa en Naín, un pueblo de Galilea, la desesperación también es palpable. Jesús se encuentra con un funeral de un “hijo único de madre viuda”, un cortejo en el que participa todo el pueblo con sincero dolor. Un dolor que toca inmediatamente también a Jesús. El evangelista para describir la emoción de Jesús, usa un verbo griego sugestivo e`splagcni,sqh (que se traduce, por “tener compasión”, “sintió lástima”), éste alude a las víceras maternas que se conmueven por el hijo. Indicando así, que Jesús participa espiritualmente y casi físicamente en el drama de esa madre.
            Al cortejo de muerte que acompaña al joven de Naín se enfrenta una procesión de Vida, al grupo de Jesús y sus discípulos. La Vida siempre sale a nuestro encuentro. La muerte es ciertamente una situación de límite oscuro incluso para el creyente. Tal parece que nunca estamos lo suficientemente preparados cuando nos toca esta prueba. La propia religión no borra totalmente el misterio de toda muerte y el escándalo de algunas muertes como las descritas en los dos pasajes de este día.
            El cristianismo nos ayuda a vislumbrar los rasgos del rostro de la muerte, precisamente a través de la muerte de Cristo. La escena misma de Naín lleva idealmente a la resurrección del creyente llamado a la vida por la voz de Cristo. Jesús está pues en el centro del pasaje y del suceso del dolor, no sólo porque es el hombre de la compasión y del amor, que va al encuentro del dolor humano y de sus angustias. Él está allí porque es el “que ha visitado y redimido a su pueblo” (Lc 1,68) y su visita ofrece lo que posee: la vida. Cristo, pasando en medio de nuestra carne mortal, injerta el germen de la vida y de la resurrección. Por eso podríamos definir “pascual” el trozo evangélico de hoy. Cristo, Hijo de Dios, resurrección y vida, “visitando” con su encarnación nuestra humanidad, nos arranca de la muerte y nos lleva al reino de la vida y de la salvación.
            En nuestra realidad, continuamente nos encontramos con personas afectadas por la dura realidad de la muerte, a veces violenta, de seres muy queridos. Es la oportunidad que tenemos todos de acercarnos con los sentimientos de Cristo, para visitar con las palabras de la fe y la esperanza, que puedan servir de bálsamo ante tan terrible dolor. La liturgia de la Palabra de este domingo, es pues, una página de luz y esperanza. Tiene un llamado a vencer el miedo de la muerte que amenaza la existencia de todo hombre y mujer. Al acercarnos también nosotros al ataúd, debe aparecer el anuncio pascual, debe resonar no sólo en nuestros templos, sino también en los corazones como fuente de confianza: “Tú me enseñaras el camino de la vida”.
P. Tony Salinas Avery



Radio Catolica

Descarga nuestra aplicación

Páginas vistas en total

Visitas


contadores

gif maker

Clic más Información

Visita Nuestro Blog

picasion.com

Comentario Palabra de Dios

picasion.com

Leccionario para Matrimonio

El Evangelio meditado
El alimento que permanece para la vida eternaEl alimento que permanece para la vida eterna
Juan. 6,22-29. Pascua. Ayúdame Señor a buscarte a Ti como único alimento que permanece para la vida eterna.
Contenido provisto por:
Catholic.net
El Santo de hoy
El Santo de hoyBasilisa y Anastasia, Santas
Nobles romanas mártires, 15 de abril
Contenido provisto por:
Catholic.net
Reflexión para hoy
Anclado en la esperanzaAnclado en la esperanza
A veces quedamos anclados en el pasado, inmovilizados por la pena ante lo sucedido. Una y otra vez nos lamemos la herida.
Contenido provisto por:
Catholic.net
Tema Controvertido
Tú, yo, ¿adoramos al Señor?Tú, yo, ¿adoramos al Señor?
Texto completo de la homilía del Santo Padre Francisco del III Domingo de Pascua en la Basílica de San Pablo Extramuros. 14-04-2013
Contenido provisto por:
Catholic.net

Google+ Seguidores

Síguenos en tu correo

Traductor

Google+ Badge

Entradas populares

Buscar este blog