Mensaje P. Tony Salinas

miércoles, 29 de enero de 2014
Al Encuentro de la Palabra… según san Mateo – Para la Lectio Divina
“Y Él se puso hablar enseñándoles(Mt 5,1-12 – IV del Tiempo Ordinario)

            En el evangelio de este domingo, se inicia lo que ya se había indicado en el domingo pasado, Jesús inicia su predicación, la escena está llena de ricos detalles: “Al ver Jesús al gentío subió a la montaña, se sentó y se acercaron sus discípulos, y él se puso a hablar enseñándoles”. Cada paso dado por Jesús revela su categoría de maestro y la autoridad que posee para enseñar. El relato nos hace advertir que todos estaban urgidos en escucharle. Estamos en el primer discurso narrado por Mateo de los cinco que presenta. Jesús subiendo a la montaña aparece como en nuevo Moisés que, sentado en el nuevo Sinaí, nos ofrece la Palabra última y definitiva de Dios. No se trataría pues de una anotación geográfica sino más bien de indicación teológica.
            Y la puerta a este mensaje espiritual, lo ofrece el anuncio dado a los “pobres de espíritu”, expresión bíblica para indicar a quien tiene el corazón, la conciencia y su interior más profundo “pobre”. Pero por pobres se debe entender a los muchos más que la sola palabra indica. En la Biblia el término original hebreo es “anawin” que señala a los encorvados, es decir, a los oprimidos por los poderosos, las víctimas indefensas, una muchedumbre inmensa distribuida en todos los tiempos y lugares. Pero se refiere también a los justos, los mansos, los humildes, los que confían siempre y sólo en Dios. Para Mateo éstos son los destinatarios del mensaje de Jesús, a quien llama “Bienaventurados”. El verbo que le acompaña está también en presente: “es”. Por lo que la dicha que Él promete está no sólo para la otra vida, sino también para esta vida terrenal.
            La manera de hablar, llamando a los pobres “bienaventurados”, fue una forma literaria usada por el Antiguo Testamento para celebrar la felicidad del justo que confía su vida al camino indicado por Dios y no se deja seducir por el encanto perverso del mal. Aparece 26 veces en los Salmos y 31 veces en el resto de todo el Antiguo Testamento. En Jesús son una propuesta maravillosa a darle un vuelvo a las propuestas humanas de riqueza, dominio, egoísmo, satisfacción y gozo inmediato, dándole escandalosamente Él una inversión a la escala de los valores para quien le quiera seguir. Plantea así con su vida a la sociedad la interrogación profunda sobre las metas de la existencia.
            Pero hay que dejar claro una cosa. En el antiguo Israel la bienaventuranza se manifestaba sobretodo en el bienestar, en el éxito, en la prosperidad: eran signos de la justicia del hombre recompensada por la bendición divina. Realidad que no ha cambiado mucho en nuestra realidad, ya que muchos lo piensan y lo predican así. Jesús por el contrario llama bienaventuranza al infortunio y a los que son considerados desventurados  a los ojos de los hombres. Se trata de una forma de ver la dicha desde los ojos de Dios y no desde los ojos humanos. Por eso que las así llamadas “Bienaventuranzas” son un desconcertante programa de vida cristiana.
            Ahora bien, ¿Quiénes son los que nacen a este nuevo estilo de vida y a causa de qué? Jesús habla para quienes se han dejado engendrar por la escucha de la Palabra. Es con la actitud de discípulos que podemos todos ser engendrados en esta nueva visión de la vida. Sus verdaderos discípulos que siguen su Palabra, en las dificultades no se afligen, sino que se sienten identificados con su Señor: con alegría se sienten dichosos de estar con Él y ser como Él. En definitiva la dicha sólo nace cuando se lee la propia vida en categoría de identificación con Él y es la cruz la que los asemeja con Él.



Radio Catolica

Descarga nuestra aplicación

Páginas vistas en total

Visitas


contadores

gif maker

Clic más Información

Visita Nuestro Blog

picasion.com

Comentario Palabra de Dios

picasion.com

Leccionario para Matrimonio

El Evangelio meditado
El alimento que permanece para la vida eternaEl alimento que permanece para la vida eterna
Juan. 6,22-29. Pascua. Ayúdame Señor a buscarte a Ti como único alimento que permanece para la vida eterna.
Contenido provisto por:
Catholic.net
El Santo de hoy
El Santo de hoyBasilisa y Anastasia, Santas
Nobles romanas mártires, 15 de abril
Contenido provisto por:
Catholic.net
Reflexión para hoy
Anclado en la esperanzaAnclado en la esperanza
A veces quedamos anclados en el pasado, inmovilizados por la pena ante lo sucedido. Una y otra vez nos lamemos la herida.
Contenido provisto por:
Catholic.net
Tema Controvertido
Tú, yo, ¿adoramos al Señor?Tú, yo, ¿adoramos al Señor?
Texto completo de la homilía del Santo Padre Francisco del III Domingo de Pascua en la Basílica de San Pablo Extramuros. 14-04-2013
Contenido provisto por:
Catholic.net

Google+ Seguidores

Síguenos en tu correo

Traductor

Google+ Badge

Entradas populares

Buscar este blog