Mensaje P. Tony Salinas

lunes, 29 de julio de 2013
Al Encuentro de la Palabra…en el Año de la Fe
“Lo que has acumulado, ¿de quién será?” (Lc 12,13-21 – XVIII Tiempo Ordinario)

            En el recorrido que vamos haciendo del evangelio según san Lucas, se nos propone para este domingo un antitipo: el del hombre, cuyo proyecto de vida es el de “amasar riquezas para sí” y no el de crear, con gozo para los demás. En el fondo se trata de apuntar a un problema real de la humanidad, nuestra búsqueda de lo que es puramente “vanidad”. Para entender este concepto, escuchemos atentamente la primera lectura, de un filósofo sabio que escribió en Jerusalén siglos antes de Cristo y que reflexiona con profundidad sobre la objetiva pequeñez de las mayores cosas que podamos hacer. Su influjo se ve el relato del evangelio, donde esté hombre rico, planea su futuro, dándoles la espalda a la muerte, es decir, sin verla venir, ignorando que ella le está buscando: “ésta misma noche morirás”. Así pues, todo es “vanidad de vanidades”, que en hebreo es una especie de superlativo del vocablo habel/hebel, que significa soplo, vapor, humo, aliento, viento, vacío, vanidad, nada. Este “inmenso vacío” penetra y resquebraja incluso la riqueza que el hombre considera como una indestructible base sobre la cual edifica el propio futuro de alegría y de vida. La pregunta sobre de la parábola de Jesús “¿de quién será lo que has preparado?”, es anticipada por Qohélet en su representación de la llegada del vacío y de la muerte sobre las cosas y sobre el hombre. Todos podemos caer en esta trama equivocada de la vida, como decimos, nos podemos ir de boda, y hacernos realmente insensatos, ya que el acumular riquezas y no saber quién las disfruta (Sal 39,7), da como resultado un éxito absurdo.
            El verdadero hombre sabio, es sensato. Y hacia esa sensatez nos llama Jesús a través de su parábola. En primer lugar hace comprender que el mañana no nos pertenece, así lo dice también el apóstol Santiago: “Ustedes dicen: hoy o mañana iremos a tal ciudad y allí pasaremos un año y haremos negocios y ganancias. Ustedes que no saben que será de su vida el día de mañana. Son como vapor que aparece por un instante y luego desaparece” (St 4,13-14). Muchos olvidamos esta verdad de la vida, el mañana no nos pertenece, y a pesar de ello se malgasta en preocupaciones y desvelos, ya que el afán del desvelo no deja dormirse y, como si se tratara de una enfermedad grave, quita incluso el sueño. Y todo por realidades que no prolongan la vida.
            Y la segunda idea, de esta Palabra de Dios, se sitúa ante la sutilidad de la riqueza. Ésta hoy se puede tener y mañana perder, como dice la publicidad, puede comprar un paquete para vacacionar, pero no da el descanso. Quien tiene riqueza debe reflexionar sobre la “vanidad” del poseer y no olvidar la única realidad auténticamente consistente que es el juicio de Dios. Es ante Él que debemos presentarnos con las manos ricas de las buenas obras realizadas en esta vida. En este domingo se entrelazan en estas palabras de Jesús, dos lecciones para nuestra vida: la primera la de no ser torpes y ávidos de cosas muertas como el rico insensato; y la segunda, optar por un estilo de vida como la de un peregrino que está de pie, listo para el viaje que lo conduce a la meta definitiva en donde encontrará finalmente su alegría y la recompensa a su vida: la eternidad.
            Busquemos pues, a la luz del mensaje de hoy la verdadera riqueza, la que garantiza la felicidad en este mundo y la que garantiza la eterna. Este mensaje de Jesús, puede ser una llamada de atención ante cómo anda nuestra relación con la riqueza y nuestros afanes por producirla.



Radio Catolica

Descarga nuestra aplicación

Páginas vistas en total

Visitas


contadores

gif maker

Clic más Información

Visita Nuestro Blog

picasion.com

Comentario Palabra de Dios

picasion.com

Leccionario para Matrimonio

El Evangelio meditado
El alimento que permanece para la vida eternaEl alimento que permanece para la vida eterna
Juan. 6,22-29. Pascua. Ayúdame Señor a buscarte a Ti como único alimento que permanece para la vida eterna.
Contenido provisto por:
Catholic.net
El Santo de hoy
El Santo de hoyBasilisa y Anastasia, Santas
Nobles romanas mártires, 15 de abril
Contenido provisto por:
Catholic.net
Reflexión para hoy
Anclado en la esperanzaAnclado en la esperanza
A veces quedamos anclados en el pasado, inmovilizados por la pena ante lo sucedido. Una y otra vez nos lamemos la herida.
Contenido provisto por:
Catholic.net
Tema Controvertido
Tú, yo, ¿adoramos al Señor?Tú, yo, ¿adoramos al Señor?
Texto completo de la homilía del Santo Padre Francisco del III Domingo de Pascua en la Basílica de San Pablo Extramuros. 14-04-2013
Contenido provisto por:
Catholic.net

Google+ Seguidores

Síguenos en tu correo

Traductor

Google+ Badge

Entradas populares

Buscar este blog