Mensaje P. Tony Salinas

martes, 16 de julio de 2013
Al Encuentro de la Palabra…en el Año de la Fe
“Sentada a sus pies… escuchaba su Palabra” (Lc 10,38-42 – XVI Domingo del Tiempo Ordinario)

            Abrimos nuestro comentario para su Lectio Divina de este domingo, asumiendo los comentarios que Lucas hace de María, la hermana de Marta. Ella antepone a cualquier otra preocupación la de oír al Maestro. A sus pies, como los discípulos de los rabinos frente a sus maestros (Hch 22,3), se dispone a oír su palabra (es decir: el misterio escondido desde los siglos) y cumplirla. Nos encontramos pues, en la famosa escena de Betania – suburbio de Jerusalén ahora marcado por la iglesia franciscana de la amistad que conmemora este acontecimiento del Evangelio de Lucas.
            Con esta hermosa narración, comprendemos la apremiante necesidad de aprender a estar “sentados a los pies de Jesús” (8,35). Todos tenemos muchas actividades que realizar como Marta a lo largo de nuestras jornadas, cada vez más empeñadas, pero debemos tener presente que hay que tener el tiempo y la disposición, para “escuchar” de manera muy íntima la Palabra de Dios. En cualquier situación, en cualquier profesión o empeño hay que tener siempre abierto este canal de escucha interior que nos sumerge en Dios y en el misterio de la vida. Hay que impedir que las cosas de cada día, nos absorban y nos aplasten con su peso. Y para evitar esto, el texto evangélico como la primera lectura, tomada del libro del Gn 18,1-10, nos invitan a cultivar la hermosa virtud humana de la hospitalidad. Tanto en el Evangelio como el texto del Génesis, se habla de una hospitalidad generosa, que se abre ante un huésped extraordinario y misterioso. Pero lo que más impresiona, si lo ve Ud. también, es el fervor de quien acoge, tan lleno de premura y de sensibilidad típica de una cultura nómada oriental. Por ejemplo, cuando se celebra la Pascua, los hebreos son invitados a tener la puerta entreabierta de la sala o donde se comparte la cena alegre para estar listos a acoger al Mesías o para permitir a un pobre que se siente a la misma mesa, recibiendo la bendición divina. Esta actitud en el lenguaje del Nuevo Testamento, es la que permite que el mismo Dios llegue a una casa de familia. Haciendo que del plano hospitalario se dé el salto a la fe, que hace de los anfitriones auténticos discípulos. María, es en efecto, con su actitud, el símbolo del discípulo: ella está “a los pies de Jesús”. Lucas describe en esta posición incluso al endemoniado de Gerasa después de la liberación de su mal: él permanecía “sentado a los pies de Jesús” (8,35).
                Ésta es, pues, “la única cosa necesaria”: tener abierto el canal del espíritu hacia Dios y hacia la propia conciencia. Llegando, así, al vértice de la lección de Jesús, a la “parte mejor”, a “la única cosa necesaria”. No es preciso estar en una aglomerada ciudad, en una cocina, en una oficina, en un salón escolar, en un monasterio, en un lugar sagrado. En todos los lugares se puede estar absorbido por la distracción, por el frenesí de la acción, por la exterioridad. Más en todos los lugares se puede estar con una ventana del alma abierta, por la cual pasen los vientos del cielo, a la que se asoma Dios con su Palabra. Ya el escritor, Carlos Carreto, escribió un libro titulado: “El desierto en la ciudad”. No importa pues en donde estemos, allí podemos tener la hospitalidad interior para acoger al divino huésped que con su Palabra nos trae el aroma esquicito de su presencia. Y esta actitud interior, se inicia y cultiva en la Eucaristía, es en este encuentro de fe, que podemos aprender a estar como verdaderos discípulos, ávidos y sedientos de escuchar toda palabra que salga de su boca. Que este Evangelio nos comprometa a todos a ser mejores oyentes de su Palabra.
                                                                                              P. Tony Salinas Avery


Radio Catolica

Descarga nuestra aplicación

Páginas vistas en total

Visitas


contadores

gif maker

Clic más Información

Visita Nuestro Blog

picasion.com

Comentario Palabra de Dios

picasion.com

Leccionario para Matrimonio

El Evangelio meditado
El alimento que permanece para la vida eternaEl alimento que permanece para la vida eterna
Juan. 6,22-29. Pascua. Ayúdame Señor a buscarte a Ti como único alimento que permanece para la vida eterna.
Contenido provisto por:
Catholic.net
El Santo de hoy
El Santo de hoyBasilisa y Anastasia, Santas
Nobles romanas mártires, 15 de abril
Contenido provisto por:
Catholic.net
Reflexión para hoy
Anclado en la esperanzaAnclado en la esperanza
A veces quedamos anclados en el pasado, inmovilizados por la pena ante lo sucedido. Una y otra vez nos lamemos la herida.
Contenido provisto por:
Catholic.net
Tema Controvertido
Tú, yo, ¿adoramos al Señor?Tú, yo, ¿adoramos al Señor?
Texto completo de la homilía del Santo Padre Francisco del III Domingo de Pascua en la Basílica de San Pablo Extramuros. 14-04-2013
Contenido provisto por:
Catholic.net

Google+ Seguidores

Síguenos en tu correo

Traductor

Google+ Badge

Entradas populares

Buscar este blog