Mensaje P. Tony Salinas

lunes, 12 de enero de 2015
“…Puede más que yo…” (Mc 1,7-11 - Bautismo del Señor)

            Este hermoso tiempo de la Navidad termina con la fiesta del Bautismo del Señor; este momento de la vida de Cristo indica el comienzo de su llamada “vida pública” y da final a unos treinta años de existencia sencilla y trabajadora, después de los episodios más reveladores de la infancia que han sido celebrados en las fechas pasadas inmediatas. El acontecimiento del bautismo de Jesús, celebrado por Juan en las riberas del río Jordán, es fundamental para comprender la obra de Marcos. Todos los evangelistas comienzan las narraciones de los dichos y hechos de Jesús a partir de este acontecimiento. Ahora bien, ¿cómo interpretar tal acontecimiento? En primer lugar, hay que verlo como la unción mesiánica del que sería llamado por eso “El Ungido” (Cristo) por el Espíritu Santo, consagrado para la misión predicha frecuentemente en los profetas, sobre todo en Isaías.
            Es sobre todo el Deuteroisaías quien hoy en la primera lectura (Is 42,1-4.6-7), nos lo presenta a través del Siervo de Yahvé. Este Siervo es solemnemente presentado ante la gloria de su Dios para realizar una misión universal de salvación; Cristo, por su parte, es revelado al mundo como el “Hijo amado” (Mc 1,11) y es consagrado para su misión profética. Este primer cántico del Siervo declara: “Éste es mi siervo a quien yo sostengo, mi elegido en quien me complazco”; mientras que de Cristo, la voz que venía de los cielos, proclama: “Tú eres mi Hijo amado, en ti me complazco”. Del siervo, el Deuteroisaías dice: “He puesto mi espíritu sobre Él”; mientras que, tras el bautismo, de Jesús se dice: “En cuanto salió del agua vio que los cielos se rasgaban y que el Espíritu, en forma de paloma, bajaba a Él” (Mc 1,10). El Siervo tiene una misión, cuya meta no es sólo Israel “para que dicte el derecho a las naciones” (Is 42,1); sabemos que la misión de Cristo está dirigida a la salvación de toda la humanidad.
            Hay que señalar además que, el bautismo de Jesús es, finalmente, una gran epifanía trinitaria: del Padre que muestra al Hijo ante el mundo y lo consagra con el Espíritu Santo.
Hoy se nos presenta, a Jesús de Nazaret, como nuestro Mesías (Cristo), con la gran revelación de que sólo Él como único Mesías esperado, dará sentido a la vida, bautizará con la luz de su gracia, liberará del poder del pecado por su Misterio Pascual y sobre todo será el único Mediador vinculado a Dios con todo su poder y majestad y al hombre en su realidad frágil y pecadora, para elevarlo y llevarlo al mismo cielo. Esta es la acción maravillosa y definitiva de Mesías, que por su actitud amorosa en relación a Dios su Padre, se hace nuestro hermano, y de manera igual, profundamente amorosa nos rescata del pecado y de la muerte, por su entrega a la obediencia al proyecto de la salvación del género humano. 
            De cara a los cristianos esta fiesta presenta a Jesús como aquel a quien se ha de escuchar y seguir, completando en cada tiempo su misión, porque hemos recibido también su Espíritu en la Iniciación cristiana. 

Radio Catolica

Descarga nuestra aplicación

Páginas vistas en total

Visitas


contadores

gif maker

Clic más Información

Visita Nuestro Blog

picasion.com

Comentario Palabra de Dios

picasion.com

Leccionario para Matrimonio

El Evangelio meditado
El alimento que permanece para la vida eternaEl alimento que permanece para la vida eterna
Juan. 6,22-29. Pascua. Ayúdame Señor a buscarte a Ti como único alimento que permanece para la vida eterna.
Contenido provisto por:
Catholic.net
El Santo de hoy
El Santo de hoyBasilisa y Anastasia, Santas
Nobles romanas mártires, 15 de abril
Contenido provisto por:
Catholic.net
Reflexión para hoy
Anclado en la esperanzaAnclado en la esperanza
A veces quedamos anclados en el pasado, inmovilizados por la pena ante lo sucedido. Una y otra vez nos lamemos la herida.
Contenido provisto por:
Catholic.net
Tema Controvertido
Tú, yo, ¿adoramos al Señor?Tú, yo, ¿adoramos al Señor?
Texto completo de la homilía del Santo Padre Francisco del III Domingo de Pascua en la Basílica de San Pablo Extramuros. 14-04-2013
Contenido provisto por:
Catholic.net

Google+ Seguidores

Síguenos en tu correo

Traductor

Google+ Badge

Entradas populares

Buscar este blog