Mensaje P. Tony Salinas

miércoles, 16 de mayo de 2012



            Para este tercer domingo de la Cuaresma, nos acompaña el evangelista Juan. Nos narra el acontecimiento en la primera de las tres pascuas que suceden en la vida pública de Jesús, según este evangelio. Él se encuentra en el templo de Jerusalén lleno de peregrinos, de animales destinados a los sacrificios y de cambistas, los que cambiaban las monedas imperiales –impuras debido a las efigies grabadas en ellas-  con otra moneda válida para pagar el impuesto que todo hebreo daba para el templo. La escena de la expulsión de los venderos, que es la que nos ocupa en este domingo, está llena de vivacidad y contenido profético, señalado por los detalles que narra el evangelista. Jesús se lanza contra ellos con “un látigo de cuerdas” y con la afirmación “¡No hagan de la casa de mi Padre un lugar de mercado!”. Hay que señalar además, que no sólo se ubica este episodio en el tiempo y el espacio, sino también en la intención teológica del escritor, que inicia así un progreso en el tema de las controversias, que cada vez más se van haciendo más profundas, con una técnica literaria muy clara: el malentendido. Estos malentendidos dan pie a una aclaración ulterior de Jesús. En estas controversias el malentendido es, a veces, grosero y tiene claras connotaciones de la ironía que caracteriza tantos fragmentos de este evangelio. El ejemplo de hoy es notable: “Cuarenta y seis años se han tardado en construir este santuario ¿y tú lo vas a levantar en tres días? (2,20). Agreguemos además, que las fiestas son importantes en la articulación de estas controversias, porque es a través de las fiestas que nos ponemos en contacto con los judíos de Jerusalén y, más en concreto, con los fariseos y los oficiales del templo que llevaron al término su persecución consiguiendo la condena de Jesús. Y todas estas controversias concluyen en la centralidad del mensaje de Cristo sobre su persona. Aquí es el templo de quien Él es su propia construcción y el lugar nuevo y único de la verdadera presencia del Dios altísimo. Así, se destruirá este templo y en tres día se levantara de nuevo, sus interlocutores no lo pueden entender e ironizan esa probabilidad para un edificio que había necesitado 46 años de trabajos, a partir del 18º año del rey Herodes, es decir, desde el 20/19 a.C. (tal vez, mientras Jesús habla, está por celebrarse la pascua del 28 d.C.).
            La declaración adquiere su verdadero significado con el comentario de Juan: “Cuando resucitó de entre los muertos, los discípulos se acordaron” que Jesús “hablaba del templo de su cuerpo”. La resurrección es, pues, el corazón del mensaje. Es el anuncio de un cuerpo glorioso que rompe los lazos de la muerte y se revela como la sede suprema de la presencia de Dios en medio de su pueblo. Con este relato, todos estamos invitados a entrar en el templo de Cristo, su cuerpo, con una auténtica purificación de nuestros males, para poder como él resucitar a una nueva vida en esta pascua florida que se acerca. Somos hoy su pueblo que junto camina para formar también ese cuerpo glorioso de Cristo, que resplandece en medio del mundo como un nuevo sol que disipa la oscuridad de la noche.

Radio Catolica

Descarga nuestra aplicación

Páginas vistas en total

Visitas


contadores

gif maker

Clic más Información

Visita Nuestro Blog

picasion.com

Comentario Palabra de Dios

picasion.com

Leccionario para Matrimonio

El Evangelio meditado
El alimento que permanece para la vida eternaEl alimento que permanece para la vida eterna
Juan. 6,22-29. Pascua. Ayúdame Señor a buscarte a Ti como único alimento que permanece para la vida eterna.
Contenido provisto por:
Catholic.net
El Santo de hoy
El Santo de hoyBasilisa y Anastasia, Santas
Nobles romanas mártires, 15 de abril
Contenido provisto por:
Catholic.net
Reflexión para hoy
Anclado en la esperanzaAnclado en la esperanza
A veces quedamos anclados en el pasado, inmovilizados por la pena ante lo sucedido. Una y otra vez nos lamemos la herida.
Contenido provisto por:
Catholic.net
Tema Controvertido
Tú, yo, ¿adoramos al Señor?Tú, yo, ¿adoramos al Señor?
Texto completo de la homilía del Santo Padre Francisco del III Domingo de Pascua en la Basílica de San Pablo Extramuros. 14-04-2013
Contenido provisto por:
Catholic.net

Google+ Seguidores

Síguenos en tu correo

Traductor

Google+ Badge

Entradas populares

Buscar este blog