Mensaje P. Tony Salinas

miércoles, 16 de mayo de 2012



            Uno de los puntos esenciales que nosotros tocamos ante el misterio de la resurrección, es llegar a la compresión plena de la misma. Cristo resucitado, el Señor vencedor de la muerte, nos supera en los límites de lo que humanamente podemos comprender. Ya que su resurrección le hace entrar en un nuevo horizonte, el divino y glorioso, que supera nuestros sentidos y nuestra historia, hasta llegar a trascenderlos. No por nada los evangelistas subrayan no sólo el estupor de los discípulos, no solo su incertidumbre (“Ya que creían ver un fantasma), sino también su absoluta incapacidad de reconocerlo: pensemos en María Magdalena que confunde a Cristo con el jardinero del huerto cementerial de Jerusalén o en los discípulos de Emaús, que por todo el camino no supieron que era él. Pero, por otra parte, no hay que olvidar, que el Resucitado, es el mismo Jesús de Nazaret, que recorrió los caminos de la Palestina y que muchos le conocieron. El Evangelio de Lucas de hoy nos ayuda a poner delante de una inteligencia, la continuidad entre el Jesús histórico y el Cristo resucitado.
            Este evangelio de hoy, es crucial en el recorrido de nuestras celebraciones pascuales. Y digo esto, porque hace un énfasis en el cuerpo del resucitado: mirar, manos, pies, tocar, carne, huesos, ver, mostrar, comer, pescado asado, tomar, etc. Y es que a través el signo del cuerpo que en el mundo oriental, a más de ser indicio físico y material, también es la expresión de la persona misma, en su totalidad, en su manera plena de comunicarse. Se ahí entonces, que Pedro diga al centurión Cornelio: “Nosotros hemos comido y bebido con Él después de su resurrección de entre los muertos” (Hch 10,41). Cristo resucitado, es el mismo Jesús de Nazaret, sin ninguna equivocación, el mismo que pasó haciendo el bien entre nosotros. El cristianismo está todo entrelazado entre lo divino y lo humano, entre el misterio, los sentidos y la mente, entre el Espíritu Santo y el cuerpo, entre la resurrección y la muerte. Ha esto debe encaminarse nuestra inteligencia, no basta proclamar que “ha resucitado”, debemos dar un paso más allá, de la mera formulación de fe.
            Si nuestra inteligencia llega entonces a esta plena comprensión, podemos evitar la tentación de encerrarnos en el capullo de una religiosidad del templo, de la liturgia, de una fe intimista. La unidad entre el Jesús histórico y el Cristo vencedor de la muerte, nos dice desde ya, que este misterio entrado en nuestra realidad, es tiempo y eternidad, es gloria y vida terrena, es muerte y resurrección. Él nos hace, tener la mirada puesta en el cielo, pero los pies bien plantados en la tierra. Nuestro meta es el cielo, pero siendo ciudadanos de este mundo estamos llamados a trabajar incansablemente por su Reino, hasta el día en que nos presentemos a su presencia.
            Un segundo elemento no puede quedar de lejos, en el Evangelio de este domingo. Cristo Jesús, aparece como el principal intérprete de la Palabra de Dios. El como a los discípulos de Emaús, nos explica las Escrituras y nos abre al entendimiento de lo que se refiere a Él. Toda la Biblia es necesaria para comprender a Cristo y su mensaje, como el mismo Jesús nos lo repite hoy. San Gregorio Magno afirmaba que le diálogo que Dios ha entablado con el hombre tiene tantos ritmos de los cuales el último y decisivo es el de Cristo: pero, sin los anteriores, sin el último, resultan titubeantes. He aquí la necesidad de la unidad profunda que debe guiar nuestro conocimiento integral de la Escrituras. Basta de cristianos, que conocen las Sagradas Escrituras a medias o de manera superficial, hay que llegar a adueñarnos de ella, porque con ella podemos “romper la roca” (Jr 23,29).


Radio Catolica

Descarga nuestra aplicación

Páginas vistas en total

Visitas


contadores

gif maker

Clic más Información

Visita Nuestro Blog

picasion.com

Comentario Palabra de Dios

picasion.com

Leccionario para Matrimonio

El Evangelio meditado
El alimento que permanece para la vida eternaEl alimento que permanece para la vida eterna
Juan. 6,22-29. Pascua. Ayúdame Señor a buscarte a Ti como único alimento que permanece para la vida eterna.
Contenido provisto por:
Catholic.net
El Santo de hoy
El Santo de hoyBasilisa y Anastasia, Santas
Nobles romanas mártires, 15 de abril
Contenido provisto por:
Catholic.net
Reflexión para hoy
Anclado en la esperanzaAnclado en la esperanza
A veces quedamos anclados en el pasado, inmovilizados por la pena ante lo sucedido. Una y otra vez nos lamemos la herida.
Contenido provisto por:
Catholic.net
Tema Controvertido
Tú, yo, ¿adoramos al Señor?Tú, yo, ¿adoramos al Señor?
Texto completo de la homilía del Santo Padre Francisco del III Domingo de Pascua en la Basílica de San Pablo Extramuros. 14-04-2013
Contenido provisto por:
Catholic.net

Google+ Seguidores

Síguenos en tu correo

Traductor

Google+ Badge

Entradas populares

Buscar este blog