Mensaje P. Tony Salinas

miércoles, 16 de mayo de 2012


            El tema de la Palabra de Dios de este domingo, es el amor, al igual que el domingo pasado. El amor, es un tema que recurre “por oleadas” – como acostumbran a decir los estudiosos del evangelio de Juan. El verbo “amar” en san Juan aparece en todo el evangelio 18 veces, la mayoría en los capítulos 13-21. En cambio el adjetivo “amar” sólo está en 6 textos. Podemos ver pues, que es un tema que no sólo gustó al evangelista, sino que es un tema de profundidad teológica y espiritual para su comunidad, que pretende seguir a Jesús. El amor del que el evangelista habla, es objeto de un precepto, de un mandamiento (entole): “Si observáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor… Este es mandamiento, que os améis unos a otros… Esto os mando: amaos los unos a los otros”. Amar y obedecer son recíprocamente dependientes por el amor sugerido, más aún, “mandado” por Jesús no es genérico sentimiento o espontaneidad inmediata sino empeño sólido y radical. Jesús quiere realmente que se supere el contraste entre la ley y el amor, porque la ley que Él propone no es una fría norma por observar bajo la amenaza de la sanción, sino que es la propuesta de un empeño total de vida. En realidad una religión que se rige sobre la pura ley es, en conclusión, menos exigente de la que apela al amor como su única ley. En efecto, el verdadero amor es totalitario, “todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta y no termina nunca” (1Cor 13,7-8).
            Al celebrar hoy en nuestro país el día de la Madre, el tema del amor es más que recurrente, encaja de manera providencial ya que ella es sin lugar a duda, un modelo y una expresión viva del amor de Dios, tal como lo entona su propio himno. Y ese amor de madre, es también espiritual, ya que tiene su fuente en Dios: “Como el Padre me ha amado así yo os he amado”. El punto de partida absoluto de todo amor es el de Dios “que ama primero”. Pues bien, del amor de Dios que se caracteriza por ser infinito se desprende el que la meta también sea infinita, es decir, el nivel de nuestro amor debe tener como medida la propuesta por el amor de Cristo: “Amaos el uno al otro como yo os he amado”. Y sabemos que Jesús amó “hasta el extremo” (Jn 13,1), fue una entrega sin reservas ni límites, dispuesta a borrar toda forma de egoísmo, dirigida hacia esa cima “más elevada” que es el “dar la vida por los amigos”. Es entonces a partir de este amor de Jesús, que resulta más fácil entender el sentido del mandamiento nuevo del amor. El amor del creyente no es original: viene de Jesús. Pero, a fin de que el amor de Jesús alcance su objetivo (es decir los hermanos), el creyente ha de acoger primero el amor que Jesús le ofrece. Este es el primer paso y es fundamental: si no se acoge el amor de Jesús o se puede amar a los hermanos con el mismo amor con que Jesús ama (cf. 1Jn 3,16).
            El amor de Jesús no aparece pues como una mera ejemplaridad para el creyente, va más allá. El amor de Jesús debe ser acogido y, entonces, engendra don, engendra amor, da vida. Es, por tanto, la aceptación de la donación de Jesús (del amor de Jesús) lo que capacita al creyente para la propia donación a los demás: “en esto hemos conocido el amor: en que aquél dio la vida por nosotros; también nosotros debemos dar la vida por los hermanos” (1Jn 3,16). Esto nos lleva a tres conclusiones: el Padre es el origen del amor de Jesús, y el amor al hermano tiene precisamente su fuente en el amor que Jesús tiene a los hombres. Es como una cadena: el Padre ama al Hijo y se lo da todo; el Hijo a ama a los hombres y les da todo lo que es (la vida). Y por último, si el creyente ha acogido el don de Jesús entonces puede dar su propia vida como don recibido.

Radio Catolica

Descarga nuestra aplicación

Páginas vistas en total

Visitas


contadores

gif maker

Clic más Información

Visita Nuestro Blog

picasion.com

Comentario Palabra de Dios

picasion.com

Leccionario para Matrimonio

El Evangelio meditado
El alimento que permanece para la vida eternaEl alimento que permanece para la vida eterna
Juan. 6,22-29. Pascua. Ayúdame Señor a buscarte a Ti como único alimento que permanece para la vida eterna.
Contenido provisto por:
Catholic.net
El Santo de hoy
El Santo de hoyBasilisa y Anastasia, Santas
Nobles romanas mártires, 15 de abril
Contenido provisto por:
Catholic.net
Reflexión para hoy
Anclado en la esperanzaAnclado en la esperanza
A veces quedamos anclados en el pasado, inmovilizados por la pena ante lo sucedido. Una y otra vez nos lamemos la herida.
Contenido provisto por:
Catholic.net
Tema Controvertido
Tú, yo, ¿adoramos al Señor?Tú, yo, ¿adoramos al Señor?
Texto completo de la homilía del Santo Padre Francisco del III Domingo de Pascua en la Basílica de San Pablo Extramuros. 14-04-2013
Contenido provisto por:
Catholic.net

Google+ Seguidores

Síguenos en tu correo

Traductor

Google+ Badge

Entradas populares

Buscar este blog