Mensaje P. Tony Salinas

martes, 30 de octubre de 2012

“Maestro, que pueda ver” (Mc 10,46-52 – XXX Domingo del Tiempo Ordinario)

            Los textos de los últimos domingos del año litúrgico, propone de diferentes modos a la comunidad cristiana la necesidad de estar atenta a los signos de los tiempo y los muchos dones que de Dios ha recibido a largo de estos meses. La comunidad que ha hecho un “camino de seguimiento del Señor”, como bien nos ha dicho el documento de Aparecida, donde nos define a todos “discípulos y misioneros”, ahora debe de abrir los ojos y realizar una profunda autoevaluación, un examen podemos decir, de actitudes de fidelidad, justicia, coherencia ante el mensaje del Evangelio que ha escuchado. En este domingo Cristo Señor, nos invita hoy a obtener la visión del plan de Dios sobre la vida de cada uno de nosotros. Veámoslo todo de más cerca. Rarísimamente los evangelios señalen el nombre del enfermo curado por Jesús: en el pasaje de hoy, en cambio, hay una excepción con Bartimeo, que en hebreo significa “hijo de Timeo” (o Timai o Timoteo). Igual sucede con las ubicaciones geográficas en el dónde se realizan los milagros, aquí hay la referencia a Jericó, la ciudad más antigua del mundo, situada en un oasis de tres kilómetros de diámetro, colocada en el valle del Jordán a casi 300 metros bajo el nivel del mar. Con todos estos elementos de información podemos, entrar en el misterio de esta curación, en la cual se oculta un signo de mayor profundidad. Con la curación del hijo de Timeo, se encierra la realidad de toda la comunidad creyente, que no ha terminado de ver en Jesús al “Hijo de David”, es decir al Mesías anunciado y esperado. La ceguera interior es la primera en ser borrada. En efecto, Jesús declara ante todo la presencia de la fe en este pobre abandonado a la orilla del camino y marginado por la gente “que lo reprochaba para hacerlo callar”. Pero el gritó más fuerte y así llegó hasta Jesús: “¡Tú fe te ha salvado!”. La reacción del ciego curado a la acción y a la palabra de Jesús es también significativa: una vez curado “lo siguió por el camino”. Se trata de un sentido de profundo significado, ya que ese “seguirlo” significó que lo se hizo su discípulo, que seguirá al Maestro, hasta su muerte en la cruz.
            Es un relato de milagro, que nos lleva a sus énfasis espirituales, seguir a Jesús es verlo con los ojos de la fe, sin ningún tipo de ceguera. El poder ver con los ojos de la fe, nos hace comprender que en el camino del seguimiento podemos andar ciego, pensando ver, pero en verdad caminamos a tientas.
            Con el ciego Bartimeo, no sólo hay que ver un ciego curado, sino a un nuevo discípulo de Jesús, no es sólo un individuo en el que se ha obrado un milagro, sino que es también uno que ha sido “iluminado” interiormente. La fe hizo luz en su interior, que le hizo así verlo todo tan claro, llegó a la verdad, a los que el Padre, Dios llama en el reconocer y aceptar a su Hijo, venido para ser la luz del mundo. Como este ciego, también nosotros podemos gritar; “Hijo de David, ten compasión de mi”, porque la oscuridad puede estar siendo una catarata que no nos permite ver claramente, o en el mayor de los casos, estar en una ceguera total. La presencia de Jesús en la historia de cada uno de nosotros, es precisamente la de uno que ha venido para ser luz del que camina en tinieblas (Jn 12,46), es decir, del hombre que camina desconcertado y oprimido por la historia de pecado que se va acumulando en el mundo. Jesús es el “siervo de Yahvéh” que en su ministerio ha brillado y liberado del error a los que esperan en Dios, según profetizaba Is 42,6-7.


Radio Catolica

Descarga nuestra aplicación

Páginas vistas en total

Visitas


contadores

gif maker

Clic más Información

Visita Nuestro Blog

picasion.com

Comentario Palabra de Dios

picasion.com

Leccionario para Matrimonio

El Evangelio meditado
El alimento que permanece para la vida eternaEl alimento que permanece para la vida eterna
Juan. 6,22-29. Pascua. Ayúdame Señor a buscarte a Ti como único alimento que permanece para la vida eterna.
Contenido provisto por:
Catholic.net
El Santo de hoy
El Santo de hoyBasilisa y Anastasia, Santas
Nobles romanas mártires, 15 de abril
Contenido provisto por:
Catholic.net
Reflexión para hoy
Anclado en la esperanzaAnclado en la esperanza
A veces quedamos anclados en el pasado, inmovilizados por la pena ante lo sucedido. Una y otra vez nos lamemos la herida.
Contenido provisto por:
Catholic.net
Tema Controvertido
Tú, yo, ¿adoramos al Señor?Tú, yo, ¿adoramos al Señor?
Texto completo de la homilía del Santo Padre Francisco del III Domingo de Pascua en la Basílica de San Pablo Extramuros. 14-04-2013
Contenido provisto por:
Catholic.net

Google+ Seguidores

Síguenos en tu correo

Traductor

Google+ Badge

Entradas populares

Buscar este blog