Mensaje P. Tony Salinas

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Al Encuentro de la Palabra…

“El que no está contra ustedes está a favor nuestro” (Mc 9,38-43.45.47-48 – XXVI Domingo del Tiempo Ordinario”.

            Una de la maneras de definir al Evangelio de Marcos, es la de llamarle el evangelio del “Camino”. Al comienzo del evangelio, Marcos habla del ángel que prepara “su camino” (1,2), “el camino del Señor” (1,3). La voz del que grita en el desierto es la del bautista: “Preparad el camino del Señor” (1,3). Y luego Jesús se convierte él mismo en el camino; y su camino se dirige a Jerusalén (10,32). Jesús sigue avanzando continuamente por ese camino. Al final, en la tumba vacía del Señor resucitado, encontramos a un joven que anuncia a las mujeres: “Id …Decid a sus discípulos y a Pedro: Va delante de vosotros  a Galilea. Allí le veréis” (16,7). Jesús es el que va por delante, el que señala el camino tanto hacia la cruz como hacia la gloria. Pues bien, en este camino hacia Jerusalén y la cruz, a Marcos le gusta introducir pequeños discursos dirigidos por Jesús a los discípulos. Este domingo la enseñanza se basa en las opciones radicales que debe de realizar quien se dedica al ministerio apostolado.
            Pues bien se trata este domingo de dos escenas que ocupan el texto evangélico. La primera podríamos intitular: “la escena del exorcista extraño”. Se trata pues de uno que no es del grupo de los seguidores de Cristo, pero que logra liberar del mal y de la enfermedad a muchas personas. La reacción del apóstol es la característica  de los integralistas de todos los tiempos que conciben la salvación como un monopolio de su grupo, y la fe y el bien como un privilegio personal: “Se lo hemos prohibido porque no era de los nuestros”. Están convencidos de tener la exclusividad sobre toda la verdad, sobre todos los valores y sobre toda la salvación. La segunda escena, marcada cuatro veces por el verbo “escandalizar”, un término de origen griego que significa literalmente “tropezar” contra una piedra y caer. Se puede hace caer por tierra con el propio comportamiento superficial o perverso a un “pequeño”, es decir, un hermano todavía débil en la fe.
            La enseñanza de Jesús en este domingo es clara, debemos estar alejados de toda mezquindad: el que hace el bien con corazón sincero, pertenece a la comunidad de los creyentes en Cristo. Siempre reaparece la tentación de querer monopolizar a Dios y el bien en una clase, en un grupo, en un movimiento excluyente a los demás. Y por igual, en la segunda escena que hemos señalado, Jesús afirma por igual, que la mano asesina o indiferente al prójimo, el ojo impuro, soberbio  e insaciable, el pie que se apresura solamente para hacer el mal deben ser dominados y orientados hacia el bien, la luz y la esperanza.
            “El que no está contra ustedes está a favor nuestro”. Con esta afirmación Jesús mismo nos afirma que Dios tiene muchos caminos, y quien verdaderamente ama su Reino o se opondrá a que el Evangelio-en la medida que sea integral y verdadero- avance por los caminos que no son los propios. Para ser discípulo verdadero, hay que controlar las tentaciones de seguridad, de comportamiento social y personal que nazcan del orgullo del trabajo por el Reino. En otras palabras, hay que hacer una opción por la sencillez y la humildad que caracterizan a los pobres, para no ser tropiezo a quienes desde sus iniciativas quieren acercarse a Dios. 

Radio Catolica

Descarga nuestra aplicación

Páginas vistas en total

Visitas


contadores

gif maker

Clic más Información

Visita Nuestro Blog

picasion.com

Comentario Palabra de Dios

picasion.com

Leccionario para Matrimonio

El Evangelio meditado
El alimento que permanece para la vida eternaEl alimento que permanece para la vida eterna
Juan. 6,22-29. Pascua. Ayúdame Señor a buscarte a Ti como único alimento que permanece para la vida eterna.
Contenido provisto por:
Catholic.net
El Santo de hoy
El Santo de hoyBasilisa y Anastasia, Santas
Nobles romanas mártires, 15 de abril
Contenido provisto por:
Catholic.net
Reflexión para hoy
Anclado en la esperanzaAnclado en la esperanza
A veces quedamos anclados en el pasado, inmovilizados por la pena ante lo sucedido. Una y otra vez nos lamemos la herida.
Contenido provisto por:
Catholic.net
Tema Controvertido
Tú, yo, ¿adoramos al Señor?Tú, yo, ¿adoramos al Señor?
Texto completo de la homilía del Santo Padre Francisco del III Domingo de Pascua en la Basílica de San Pablo Extramuros. 14-04-2013
Contenido provisto por:
Catholic.net

Google+ Seguidores

Síguenos en tu correo

Traductor

Google+ Badge

Entradas populares

Buscar este blog