Mensaje P. Tony Salinas

lunes, 17 de septiembre de 2012

Al Encuentro de la Palabra…

“Jesús instruía a sus discípulos…” (Mc 9,30-37 – XXV Domingo del Tiempo Ordinario)

            Estamos en la celebración del mes de la Biblia, acercándonos a su día nacional, el último domingo de septiembre, cuyo decreto por el poder legislativo cumplirá 25 años de declaración, el próximo 22 de octubre de los corrientes, con el decreto 157-87, colocando dentro de sus considerandos como el pueblo hondureño y latinoamericano ha usado las Sagradas Escrituras como el instrumento que le ha ayudado a arraigar más su creencia en Dios. Que bellas palabras las que los Padres de la Patria pudieron acuñar para tan especial decreto. Y es que el Evangelio de hoy inicia así: “Jesús instruía a sus discípulos”, esa ha sido la función de la Biblia en estos más de 500 años de evangelización, instruir a sus discípulos con los valores de su Reino. Hoy hay un tema de importancia capital. Uno de los mayores peligros para la fe de los discípulos y testigos del Señor, capaz de ponerla en el riesgo de desaparecer, es olvidar que delante de Dios siempre se es pequeño, que es necesario hacerse como Aquel en quien se cree, y cuya vida fue de total dependencia de Dios Padre. Este domingo, vemos como la instrucción por parte de Jesús se enmarca en el tema del “crecimiento-purificación” de la fe del discípulo. En esta ocasión se trata de imitar su servicio al Reino, servicio que pasa por el camino de la cruz, pero que expresa mejor que otro lo que es el centro de ese Reino de Dios: el amor, la entrega, la generosidad máxima.
            Para eso Jesús mismo ha reunido a sus discípulos y comienza esa estupenda lección con palabras pero también según el estilo de los profetas, con un gesto simbólico. Las palabras son lapidarias: el verdadero primero en el reino de Dios es el último en el reino de los hombres, el siervo, el despreciado. Según estas palabras la Iglesia antigua, a partir de Policarpo, obispo de Esmirna, llamará a Cristo “el siervo de todos”, aun siendo por excelencia “el Señor”.  Y así pasa al acto simbólico: llama a uno de esos niños que todavía hoy recorren desenfrenados las plazas y las calles de los pueblos palestinos y lo abraza con ternura. Es un gesto un poco sorprendente porque el niño no era muy estimado en el Antiguo Oriente; se lo consideraba simplemente como un ser inmaduro, testarudo e irrazonable al que se le debía aplicar sin duda el látigo (cf. Sirácida 30,1-3). El mensaje no se coloca pues ante el candor, la inocencia de los niños, sino en su pequeñez, sencillez, disponible fácilmente a la confianza, al abandono sin cálculos, dobleces e intereses. El discípulo entra en el mundo pues con el orgullo que da el poder, son el prestigio económico, con la fuerza de las armas sino con el espíritu del cordero, con la actitud del siervo, con la voluntad del hombre de paz y con la donación de la persona que ama y espera. Con tal instrucción de Jesús basada en las palabras y el acto simbólico, podemos hoy comprender, que los valores del Reino que Jesús anuncia no pueden reducirse al saberlos, ya que los valores mismos, no son para saberlos, sino para ponerlos en práctica. Echamos una mirada al pasado de Honduras, que ha recibido la Biblia desde hace mucho tiempo, y las condiciones de justicia y solidaridad están todavía en pañales, podemos hoy de nuevo entrar a un anuncio renovado del Evangelio, para que esa fuerza que emana de la fuerza de su Espíritu, hagamos posible que esos valores calen en las estructuras y en el corazón de quienes estamos llamados a ponerlas en píe. La celebración de la Biblia, no puede reducirse a un elemento devocional, pensando que por tenerla en casa ya estamos bendecidos. La Biblia es palabra que genera vida verdadera cuando su mensaje, se lee, se medita, se ora y se contempla, para llevarla a la práctica. Sólo así ella cambiará Honduras.  

Radio Catolica

Descarga nuestra aplicación

Páginas vistas en total

Visitas


contadores

gif maker

Clic más Información

Visita Nuestro Blog

picasion.com

Comentario Palabra de Dios

picasion.com

Leccionario para Matrimonio

El Evangelio meditado
El alimento que permanece para la vida eternaEl alimento que permanece para la vida eterna
Juan. 6,22-29. Pascua. Ayúdame Señor a buscarte a Ti como único alimento que permanece para la vida eterna.
Contenido provisto por:
Catholic.net
El Santo de hoy
El Santo de hoyBasilisa y Anastasia, Santas
Nobles romanas mártires, 15 de abril
Contenido provisto por:
Catholic.net
Reflexión para hoy
Anclado en la esperanzaAnclado en la esperanza
A veces quedamos anclados en el pasado, inmovilizados por la pena ante lo sucedido. Una y otra vez nos lamemos la herida.
Contenido provisto por:
Catholic.net
Tema Controvertido
Tú, yo, ¿adoramos al Señor?Tú, yo, ¿adoramos al Señor?
Texto completo de la homilía del Santo Padre Francisco del III Domingo de Pascua en la Basílica de San Pablo Extramuros. 14-04-2013
Contenido provisto por:
Catholic.net

Google+ Seguidores

Síguenos en tu correo

Traductor

Google+ Badge

Entradas populares

Buscar este blog