Mensaje P. Tony Salinas

lunes, 11 de febrero de 2013

Al Encuentro de la Palabra…en el Año de la Fe
“Está escrito…” (Lc 4,1-13 – 1º Domingo de Cuaresma)

            Hemos ya iniciado el camino hacia la Pascua de este año, con alegría nos dejamos mover interiormente por el ciclo de lecturas, que cuidadosamente la Iglesia a través de los siglos, ha preparado para sus hijos, para este itinerario penitencial. En el centro de ellas, está la persona misma del Redentor. Así lo constatan las lecturas de cada domingo de la cuaresma. En Cristo debemos todos poner nuestra más íntima meditación y contemplación. Hoy particularmente su figura resplandece ante el misterio de la tentación, a la cual él como hombre se vio tentado y que Satanás deseó ávidamente querer vencer. Para poder llegar al camino de la liberación, él tuvo que afrontar este camino de prueba. A esa acción liberadora responde una reacción agradecida de adoración y de oblación personal. Esta actitud de adoración y reconocimiento de Dios, es para Jesús como para el cristiano, el único modo de vencer las propias tentaciones de la carne, del poder y del orgullo.
En cada una de las escenas, Jesús, el Hijo de Dios, vence las tentaciones del demonio con una cita de la Escritura: “Está escrito… Está mandado”. Cada una de sus respuestas son citas del Antiguo Testamento, concretamente del libro del Deuteronomio. La figura de Jesús es la de un vencedor, porque va armado – aunque sea emplear una terminología no lucana – con “la espada del Espíritu, es decir, la palabra de Dios” (cf. Ef 6,17). Vemos también que el demonio puede acudir a un texto de la Escritura (Sal 91,11-12, en Lc 4,10-11) para defender su propia tesis; pero es incapaz de demostrar que él es “el más fuerte”. De esta manera, en el mismo pórtico del ministerio público, Jesús aparece de nuevo como “el más fuerte”, que sigue escrupulosamente el designio de su Padre y observa el mandato de la Escritura.
Por eso Jesús, responderá a cada tentación con la fórmula: “Está escrito… Está mandado…” El texto griego dice: gegraptai, como fórmula para introducir una cita de la Escritura. Apunta así a una manera de interpretar los acontecimientos de la historia reciente, confiriéndole un carácter de historia de salvación. En Lucas, la primera respuesta se queda corta: “No sólo de pan vive el hombre”, Mateo agrega: “sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”, el carácter “sapiencial” que tiene la Palabra, Mateo la agrega para ponerse así en la sintonía de toda su obra, donde Jesús aparece como un “maestro”, como un sabio de Israel que alimenta a sus discípulos con su palabra y su sabiduría. Y su última victoria la hace citando Dt 6,16. Él se niega a usar sus poderes de Hijo para ceder a un reto absurdo que cuestiona su seguridad personal. Implícitamente, queda rechazada la osadía del demonio, que no debería haberse atrevido a poner a prueba a Jesús, porque eso supone, en definitiva, poner a prueba al propio Dios.
A la luz de Cristo, los creyentes no podemos olvidar, que a lo largo de la vida nos vemos asaltados por la tentación. Con ella Dios pretende probar la fidelidad. En el desierto, los israelitas  padecieron la tentación, que luego Jesús superaría gracias a la fe. Las tentaciones de la vida se podrían resumir en tres: la primera consiste en creer que las cosas dan la vida, olvidándose de Dios, fuente de la única vida. Hay otra tentación. Siempre queremos confundir la fe con una comprobación evidente. Pedimos signos deslumbrantes. Pretendemos creer porque vemos, no porque nos fiamos de Dios mismo. Por fin, ¿qué hombre no ha sentido alguna vez la tentación del poder y del dominio? Nos vendemos al diablo, lo adoramos, con tal de triunfar. Nos cuesta descubrir que la vida se encuentra en el servicio a Dios y a los hermanos. 

Radio Catolica

Descarga nuestra aplicación

Páginas vistas en total

Visitas


contadores

gif maker

Clic más Información

Visita Nuestro Blog

picasion.com

Comentario Palabra de Dios

picasion.com

Leccionario para Matrimonio

El Evangelio meditado
El alimento que permanece para la vida eternaEl alimento que permanece para la vida eterna
Juan. 6,22-29. Pascua. Ayúdame Señor a buscarte a Ti como único alimento que permanece para la vida eterna.
Contenido provisto por:
Catholic.net
El Santo de hoy
El Santo de hoyBasilisa y Anastasia, Santas
Nobles romanas mártires, 15 de abril
Contenido provisto por:
Catholic.net
Reflexión para hoy
Anclado en la esperanzaAnclado en la esperanza
A veces quedamos anclados en el pasado, inmovilizados por la pena ante lo sucedido. Una y otra vez nos lamemos la herida.
Contenido provisto por:
Catholic.net
Tema Controvertido
Tú, yo, ¿adoramos al Señor?Tú, yo, ¿adoramos al Señor?
Texto completo de la homilía del Santo Padre Francisco del III Domingo de Pascua en la Basílica de San Pablo Extramuros. 14-04-2013
Contenido provisto por:
Catholic.net

Google+ Seguidores

Síguenos en tu correo

Traductor

Google+ Badge

Entradas populares

Buscar este blog