Mensaje P. Tony Salinas

jueves, 14 de marzo de 2013
Al Encuentro de la Palabra…en el Año de la Fe
“¿No eres tú el Mesías?” (Lc 22,14-23,56 – Domingo de Ramos)

            Amigos y amigas, hemos llegado al momento crucial que inicia los días sagrados de la Pasión, Muerte y Resurrección gloriosa de nuestro Señor Jesucristo. Deseo desde ya a todos mis queridos lectores, los mejores frutos de una Pascua florida. Hoy más que estudiar un punto de los textos sagrados, les invito a la lectura orante sobre la pasión narrada por el evangelista Lucas. La lectura reposada de la Pasión, en la liturgia eucarística, es ya una verdadera meditación.
            ¡Cristo ha muerto por nosotros! Su muerte es un acto de servicio, de amor, de entrega. Ha cargado con el pecado de todos. Se ha sentido solidario de la suerte de la humanidad. Jesús es hombre con los hombres, esclavo con los esclavos, ajusticiado con los condenados, muerto con los muertos; Hijo de Dios entregado para revelar el amor del Padre al mundo y la promesa de vida a todos los que éramos malditos. La muerte de Jesús nos debe abrir a la contemplación del amor de Dios: por medio de El ha firmado una Alianza eterna con todos.
            Como bien lo señala la antífona de entrada para la Eucaristía de este Domingo de Ramos, todo inicia: “Seis días antes de la Solemnidad de la Pascua, cuando el Señor subía a la ciudad de Jerusalén, los niños, con ramos de palmas, salieron a su encuentro, y con júbilo proclamaban: ¡Hosanna en el cielo! ¡Bendito tu que vienes y nos traes la misericordia de Dios!”. Existía la costumbre de dar la bienvenida con las palabras del Salmo 118,26 a los peregrinos que venían a Jerusalén a celebrar la Pascua. En el caso de Jesús debió de adquirir, debido a su fama, caracteres muy acentuados. Los evangelistas vieron en ello una manifestación, por parte de Jesús, y una aceptación, por parte del pueblo, de su condición mesiánica. Jesús imprime, sin embargo, a su realeza  un tono de humildad pacífica. Es el enfoque y comienzo de su pasión: este Rey de los judíos tiene como única grandeza la de servir y entregar su vida, como ya lo hemos señalado.
            Es difícil en el espacio de estas pocas líneas mostrar todos los matices de cada uno de los episodios narrados por Lucas, en el relato de la Pasión. Por lo demás, podemos en un cierto sentido compartir la afirmación de aquel estudioso alemán, Martín Këhler, según el cual “los evangelios son la narración de la pasión con una larga introducción”. Sin la muerte y la resurrección la historia de Jesús sería la de un personaje de alto nivel moral y espiritual. La cruz proyecta su luz sobre todo el acontecimiento evangélico, la interpreta y revela su significado último y supremo. La narración de la pasión de Jesús, no puede ser por lo tanto, la historia ejemplar de un héroe que se inmola por una causa y nos encontraríamos ante una conmemoración histórica, aunque solemne. La imagen del Jesús sufriente de estos días nos debe a todos ayudar a comprender, que esta imagen de Jesús, es el camino estrecho que al final tiene la puerta abierta del Reino, es la fidelidad cotidiana en la justicia y en la pobreza que nos introduce al alba del nuevo día. En la muerte en cruz de Jesús, sin malos entendidos, se revela en plenitud su verdadera identidad. Él no era un Mesías político triunfador sino que es el Hijo de Dios, que entregándose salva. Así que podemos responderle al mal ladrón, que sí en verdad, Jesús, es el Mesías esperado. Y a esta profesión de fe nos conduce hoy la liturgia a través de la proclamación de la pasión según Lucas.

Radio Catolica

Descarga nuestra aplicación

Páginas vistas en total

Visitas


contadores

gif maker

Clic más Información

Visita Nuestro Blog

picasion.com

Comentario Palabra de Dios

picasion.com

Leccionario para Matrimonio

El Evangelio meditado
El alimento que permanece para la vida eternaEl alimento que permanece para la vida eterna
Juan. 6,22-29. Pascua. Ayúdame Señor a buscarte a Ti como único alimento que permanece para la vida eterna.
Contenido provisto por:
Catholic.net
El Santo de hoy
El Santo de hoyBasilisa y Anastasia, Santas
Nobles romanas mártires, 15 de abril
Contenido provisto por:
Catholic.net
Reflexión para hoy
Anclado en la esperanzaAnclado en la esperanza
A veces quedamos anclados en el pasado, inmovilizados por la pena ante lo sucedido. Una y otra vez nos lamemos la herida.
Contenido provisto por:
Catholic.net
Tema Controvertido
Tú, yo, ¿adoramos al Señor?Tú, yo, ¿adoramos al Señor?
Texto completo de la homilía del Santo Padre Francisco del III Domingo de Pascua en la Basílica de San Pablo Extramuros. 14-04-2013
Contenido provisto por:
Catholic.net

Google+ Seguidores

Síguenos en tu correo

Traductor

Google+ Badge

Entradas populares

Buscar este blog