Mensaje P. Tony Salinas

martes, 17 de septiembre de 2013
Al Encuentro de la Palabra…en el Año de la Fe
“El dinero injusto…” (Lc 16,1-13 – XXV Domingo del Tiempo Ordinario)

            Seguimos escuchando con atención de discípulos, la Palabra de Dios, que en este domingo, hace una fuerte llamada a la justicia humana, ya que el dinero injusto crea una dinámica que lleva a los que le sirven al egoísmo por encima de toda justicia y fidelidad a Dios y al prójimo. Por eso que Jesús afirme, que no se puede servir a Dios y al dinero. Cristo pide a sus discípulos una coherencia en el servicio de Dios tan consecuente como la del administrador en su vida de servicio al dinero. Al egoísmo e injusticia, consecuencia lógica del dinero injusto, debe corresponder el servicio desinteresado y honrado del que sirve solo a Dios. La parábola de hoy, igual que las anteriores, está llena de ricos detalles y realmente viva y original, típico del estilo de Lucas, que con ese uso rico de detalles nos las hace comprender rápidamente. La de hoy, es la historia de un administrador que tiene ya una vida llena de corrupción y mentiras. Si la traducimos con lenguaje de hoy, veremos que se trata, de un momento crucial, ya que reunido el consejo de administración de la empresa en la que trabaja, él no duda en falsificar los balances, con la complicidad de los deudores, para así poder mantener su puesto. Su actitud y desempeño, corresponde a las acciones de los “hijos de este mundo” que, llegados a un punto dramático de su vida, saben captar con extrema rapidez, energía y decisión la única vía de salvación, la tabla que puede salvarle del naufragio. Lo que realmente Jesús quiere hacer sobresalir es la actitud con que actúa, llena de una inteligencia perspicaz y veloz. Entonces, ¿qué nos quiere decir Jesús con esta parábola? El mensaje parece destacar la actitud de la gente, preocupada en los afanes de la vida ordinaria, cargada ya en su época de estar buscando sobre todo una vida de bienestar y riqueza.
            Con exactitud, podemos decir, que su mensaje señala el lugar que debe ocupar ya con su llegada, la Palabra que ha venido a comunicar, y ante la cual, sus contemporáneos aparecen inertes, desapegados y distraídos. Él mira con tristeza a los muchos que pasan indiferentes, amorfos, triviales, superficiales, entretenidos únicamente en las cosas de esta tierra, sin pensar en las que Él ha venido a inaugurar.
            Tanto lo ve así Jesús, que de inmediato da un duro golpe a la visión del dinero que toma la principal inversión y preocupación  de muchos corazones. Usa el vocablo de origen fenicio, mammona, que pone de paralelo opuesto al servicio de Dios, y que declara que no es posible, servir a los dos señores: “a Dios y a mammona”. Este término indica seguridad  y estabilidad económica, éxito y esplendor de la vida, se trata pues de un verdadero ídolo. Y como ha señalado el Papa Francisco en su Encíclica Lumen Fidei: “El ídolo es un pretexto para ponerse a sí mismo en el centro de la realidad, adorando la obra de las propias manos. Perdida la orientación fundamental que da unidad a su existencia, el hombre se disgrega en la multiplicidad de sus deseos; negándose a espera el tiempo de la promesa, se desintegra en los múltiples instantes de su historia. Por eso, la idolatría es siempre politeísta, ir sin meta alguna de un señor a otro. La idolatría no presenta un camino, sino una multitud de senderos, que no llevan a ninguna parte, y forman más bien un laberinto. Quien no quiere fiarse de Dios se ve obligado a escuchar las voces de tantos ídolos que le gritan: “Fíate de mí” (No.13).

            Para Lucas, este “dinero injusto”, es decir, el que se obtiene por la injusticia, que viene de la corrupción, que hace más pobre a los pobres, es el obstáculo principal para entrar en el Reino de Dios, es la razón esencial de todo naufragio en la fe.

Radio Catolica

Descarga nuestra aplicación

Páginas vistas en total

Visitas


contadores

gif maker

Clic más Información

Visita Nuestro Blog

picasion.com

Comentario Palabra de Dios

picasion.com

Leccionario para Matrimonio

El Evangelio meditado
El alimento que permanece para la vida eternaEl alimento que permanece para la vida eterna
Juan. 6,22-29. Pascua. Ayúdame Señor a buscarte a Ti como único alimento que permanece para la vida eterna.
Contenido provisto por:
Catholic.net
El Santo de hoy
El Santo de hoyBasilisa y Anastasia, Santas
Nobles romanas mártires, 15 de abril
Contenido provisto por:
Catholic.net
Reflexión para hoy
Anclado en la esperanzaAnclado en la esperanza
A veces quedamos anclados en el pasado, inmovilizados por la pena ante lo sucedido. Una y otra vez nos lamemos la herida.
Contenido provisto por:
Catholic.net
Tema Controvertido
Tú, yo, ¿adoramos al Señor?Tú, yo, ¿adoramos al Señor?
Texto completo de la homilía del Santo Padre Francisco del III Domingo de Pascua en la Basílica de San Pablo Extramuros. 14-04-2013
Contenido provisto por:
Catholic.net

Google+ Seguidores

Síguenos en tu correo

Traductor

Google+ Badge

Entradas populares

Buscar este blog