Mensaje P. Tony Salinas

jueves, 21 de mayo de 2015
“El mandamiento…” (Jn 15,9-17 – VI Domingo de Pascua)

            En este domingo se sigue gustando de los así conocidos “discursos de despedida” del Señor Jesús, que comprenden de los capítulos 13 hasta el 17 del evangelio de Juan. Hoy no queda duda, que los textos tienen como eje el tema del ágape (amor) verdadero, querido y deseado por el Resucitado para la vida de sus discípulos, sus primeros testigos.
            Este el núcleo cristológico de toda la enseñanza dejada por Jesús a la comunidad creyente. El amor es el fundamento de todo el edificio, al punto que es objeto de un precepto, de un mandamiento (entolé): “Este es el mandamiento mío: que se amen los unos a los otros como yo les he amado”.
Este precepto además, es catalogado como nuevo, en el sentido de algo original, no gastado. Nuevo porque lo más profundo que se pueda conocer del amor, precisamente ese amor como el de Jesús, que entregó su vida por nosotros. Para quien no haya leído con detención el evangelio de Juan, tal vez resulte una sorpresa saber que Jesús ha recibido un precepto del Padre: “éste es el precepto que he recibido del Padre” (Jn 10,18), y éste precepto se extiende tanto a lo que Jesús hace, como a lo que Él dice, pero sobre todo al tema de entregar su vida. En una palabra el tema de mandamiento cubre toda la actividad de Jesús. Ahora bien, esta voluntad de Dios sobre la vida de Jesús, el precepto, tiene mucho que ver con el tema del amor. En efecto, dice Jesús: “si guardáis mis preceptos, perseveraréis en mi amor, tal como yo he guardado los preceptos del Padre y persevero en su amor” (15,10).
            Hermosa oportunidad entonces la de este domingo, para aprender a través de estos textos que el amor de Jesús no es original: “tal como el Padre me ha amado, yo os he amado, permaneced en mi amor” (15,9). El origen del amor de Jesús a los suyos es el amor del Padre. Y aquí amor del Padre quiere decir entrega incondicional del Padre: “el Padre ama al Hijo y se lo entrega todo” (3,35). La relación entre Jesús y el Padre es una relación amorosa fundamentalmente porque el Padre se lo da todo al Hijo: la vida, el poder de juzgar, el poder de dar vida, el poder de resucitar. Así pues, el amor de Jesús hasta dar la vida es posible, porque a su vez Jesús ha recibido la vida del Padre. Jesús recibe y, después, pueda dar; puede entregar la vida. En este sentido el amor de Jesús a los suyos hasta la muerte, hasta entregar la vida, coincide plenamente con el precepto que Jesús ha recibido del Padre.
            Así pues, con el nuevo mandamiento, comprendemos además, que el amor del creyente tampoco es original: viene de Jesús. Pero, a fin de que el amor alcance su objetivo que es el de amar a los hermanos, el creyente ha de acoger primero el amor que Jesús le ofrece. Este primer paso es fundamental: si no se acoge el amor de Jesús no se puede amar a los hermanos con el mismo amor con que Jesús ama.

            El precepto del mandamiento nuevo, por tanto, tiene una primera parte: el recibir. Hay que recibir para poder dar. Aquí está la fuerza del “como” Jesús. No se trata de una mera ejemplaridad, va más allá. El amor de Jesús ha de ser acogido y, entonces, engendra don, engendra amor, da vida. Finalmente, debemos decir, que la vida cristiana se concibe claramente como un vivir la vida de Jesús, es decir, vivir dando la propia vida, que ha sido acogida como don. No se puede creer sin amar al hermano, dando la propia vida como Jesús.

Radio Catolica

Descarga nuestra aplicación

Páginas vistas en total

Visitas


contadores

gif maker

Clic más Información

Visita Nuestro Blog

picasion.com

Comentario Palabra de Dios

picasion.com

Leccionario para Matrimonio

El Evangelio meditado
El alimento que permanece para la vida eternaEl alimento que permanece para la vida eterna
Juan. 6,22-29. Pascua. Ayúdame Señor a buscarte a Ti como único alimento que permanece para la vida eterna.
Contenido provisto por:
Catholic.net
El Santo de hoy
El Santo de hoyBasilisa y Anastasia, Santas
Nobles romanas mártires, 15 de abril
Contenido provisto por:
Catholic.net
Reflexión para hoy
Anclado en la esperanzaAnclado en la esperanza
A veces quedamos anclados en el pasado, inmovilizados por la pena ante lo sucedido. Una y otra vez nos lamemos la herida.
Contenido provisto por:
Catholic.net
Tema Controvertido
Tú, yo, ¿adoramos al Señor?Tú, yo, ¿adoramos al Señor?
Texto completo de la homilía del Santo Padre Francisco del III Domingo de Pascua en la Basílica de San Pablo Extramuros. 14-04-2013
Contenido provisto por:
Catholic.net

Google+ Seguidores

Síguenos en tu correo

Traductor

Google+ Badge

Entradas populares

Buscar este blog